music_note
  • ¡HAZ TU PROGRAMA!
  • ¿QUÉ HACEMOS POR TI?
  • CONTACTO

ACTUALIDAD

El Banco de España hunde la previsión de crecimiento del Gobierno al 1,4% en 2023

todayoctubre 5, 2022 2

Fondo
share close

El Banco de España cuestiona el escenario económico con el que el Gobierno ha elaborado los Presupuestos Generales del Estado para 2023. El supervisor bancario ha publicado este miércoles sus proyecciones macroeconómicas otoñales, en las que espera que el PIB crezca apenas un 1,4% en 2023. Una estimación siete décimas inferior a la que prevé el Ejecutivo (2,1%) y que reduce a la mitad lo que el propio organismo había vaticinado en junio (2,8%).

El mayor frenazo en la economía se notará en el empleo. Mientras que el Gobierno confía en sus presupuestos que el paro se reduzca seis décimas -del 12,8 al 12,2%- el Banco de España cree que el desempleo aumentará hasta el 12,9%.

El supervisor cree que la crisis energética y la debilidad del euro mantendrán la inflación en niveles altos también el año que viene (se espera que los precios suban todavía un 5,6%), aunque las presiones sobre los precios irán cediendo poco a poco. Junto a la inflación, la fuerte subida de tipos de interés en todo el mundo y la incertidumbre lastrarán el crecimiento económico en 2023.

En cambio, la previsión económica para este año es algo más favorable. El Banco de España calcula que el PIB avanzará un 4,5% en 2022, una décima más que lo que espera el Ejecutivo. El supervisor señala que la economía creció con fuerza en el segundo trimestre gracias a la fuerte recuperación del turismo extranjero, lo que compensó los efectos adversos de la guerra de Ucrania y ha mejorado las perspectivas para este año.

Sin embargo, el panorama se ha ensombrecido notablemente en el tercer trimestre. La crisis energética se ha agravado. Los precios del gas alcanzaron máximos históricos durante el verano (aunque en los últimos meses han cedido considerablemente) y esto ha empeorado el problema inflacionario, empobreciendo más a los consumidores. Los indicadores que maneja el Banco de España apuntan ahora a una desaceleración económica en el tercer trimestre. El empleo, aunque ha seguido creciendo, se ha moderado significativamente y la facturación de las empresas también se ha frenado. Con estos datos, el supervisor espera que la economía española avance apenas un 0,1% en el tercer trimestre.

Las perspectivas para los trimestres sucesivos son menos halagüeñas. Los precios del gas y la electricidad afectarán negativamente a la economía, aunque el supervisor bancario cree que España será capaz de evitar racionamientos en la energía gracias a la caída en la demanda por los altos precios y el ahorro exigido por la Unión Europea. El efecto arrastre de la debilidad económica de la segunda mitad de 2022 y el flojo arranque que se prevé para 2023 serán los grandes causantes del freno en la economía previsto para el año próximo.

El PIB irá recuperando la senda del crecimiento a partir de la primavera, cuando se espera que la situación en los mercados energéticos sea más favorable, los cuellos de botella se vayan resolviendo y los fondos de recuperación europeos vayan tomando protagonismo. El turismo volverá a tirar de la economía a partir del segundo trimestre, aunque la inflación contendrá algo el gasto. Todo ello permitirá un avance del PIB del 2,9% ya en 2024, estima el Banco de España.

En lo que respecta a la inflación, se espera que el IPC armonizado cierre en una media del 8,7% este año, para después reducirse hasta el 5,6% en 2023 y finalmente caer hasta el 1,9% en 2024, ya dentro de los objetivos del Banco Central Europeo. En este apartado, el Banco de España destaca que el plan de choque del Gobierno contribuyó a frenar la inflación en agosto hasta 2 puntos porcentuales. La mitad de ese efecto se debió a la excepción ibérica, añaden.

Aunque se espera que el índice general del IPC se frene notablemente el año próximo, la inflación subyacente -la que incluye el núcleo de precios más estables- se mantendrá en niveles muy parecidos a los de este año. Se espera que cierre en 2022 en un 3,9% y que apenas caiga cuatro décimas el año siguiente. El motivo es que el Banco de España cree que muchas empresas seguirán trasladando a sus precios finales los incrementos de costes que han sufrido estos meses. Sin embargo, asumen que los salarios seguirán creciendo de forma moderada el año que viene, lo que evitará una espiral.

De hecho, el Banco de España ve más riesgo de que se produzca una espiral por el lado de las empresas que de los salarios. “La intensidad con la que está teniendo lugar la transmisión de los mayores costes de producción a los precios finales en los últimos meses habría elevado la probabilidad de que se desencadenen efectos de segunda ronda”, señalan. Algo que podría suponer “un agravamiento adicional del proceso inflacionario”.

Pendientes del gas

Como lleva ocurriendo desde que la pandemia hizo acto de presencia, el Banco de España advierte de que sus proyecciones están sometidas a una incertidumbre importante. Si la crisis energética se agrava, ya sea porque los precios del gas vuelven a dispararse como en agosto, porque fallan las alternativas al gas ruso o porque la demanda es más alta de lo normal (un invierno frío) la economía sufrirá. En concreto, estima que el PIB podría ser 1,1 puntos más bajos en 2024 y la inflación 1,1 puntos superior en 2023 en este escenario.

También preocupa al supervisor bancario el ritmo al que los fondos europeos se están trasladando a la economía real. Tanto es así que ha revisado sus previsiones de gasto de los fondos para 2022 y 2023 por “los retrasos que parecen haberse producido en los últimos trimestres”.

Además, confían en que el déficit público se reducirá a buen ritmo este año, incluso si se tiene en cuenta el gasto en medidas para paliar las consecuencias de la guerra, que ascienden al 1,3% del PIB, según el supervisor. “La recaudación impositiva superará ampliamente el coste de las nuevas medidas”, concluyen.

Escrito por Z7O-_

Rate it

Artículo anterior

ACTUALIDADE EM PORTUGAL

Serão os cocktails os novos vinhos? Fomos perguntar a cinco especialistas

É fácil perder a noção do tempo à conversa com Fernão Gonçalves. A culpa não é dos negronis que bebemos no Rocco, no Chiado, um aperitivo amargo capaz de fazer salivar e, por isso, indicado para antes da refeição. A culpa é mesmo do chef de bar do grupo Plateform. Admirar a sua mestria enquanto o ouvimos falar sobre cocktails é, por si só, uma agradável sinestesia. Há tanto para […]

todayoctubre 5, 2022 3


Publicaciones similares


Portuguese PT Spanish ES
0%