music_note
  • ¡HAZ TU PROGRAMA!
  • ¿QUÉ HACEMOS POR TI?
  • EVENTOS LATINOS
  • CONTACTO

ACTUALIDAD

Factores de riesgo a evitar para cuidar la salud de nuestro cerebro

todayagosto 7, 2020 5

Fondo
share close

Según una investigación que actualiza The Lancet Commission sobre prevención, intervención y atención de la demencia que se presentó en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (AAIC 2020), surge que si logramos modificar 12 factores de riesgo a lo largo de nuestra vida, se podría retrasar o prevenir el 40% de los casos de demencia.

Factores de riesgo a evitar para cuidar la salud de nuestro cerebro

Los expertos que integran la comisión que está conformada por expertos del Reino Unido, Estados Unidos, Australia, India y Nigeria, añadieron 3 factores clave a la lista que ya tenían comprobada, llevando a 12 el número de factores de riesgo que podemos evitar para prevenir la aparición de enfermedades mentales o por lo menos retrasarlas.

Los 3 factores de riesgo agregados a la lista ya existente son la ingesta excesiva de alcohol, las lesiones en la cabeza y la exposición a la contaminación del aire. Lo bueno es que son todos factores de riesgo modificables.

Los 12 factores que conviene eliminar de nuestra vida cotidiana y convertirla mucho más saludable.

Los factores de riesgo a evitar están asociados a un porcentaje de daño que podría reducirse de la siguiente manera:

Del 6% de todos los casos de demencia existe el siguiente estimado de causas:

  • El 3% atribuibles a lesiones en la cabeza en la mitad de la vida.
  • El 1% de los casos al consumo excesivo de alcohol en la mitad de la vida.
  • El 2% a la exposición a la contaminación del aire​ en la edad adulta.

Del 34% restante de todos los casos de demencia se asocian con la mayor proporción de casos y según la estadística se clasifican así:

  • El 7% haber recibido menor educación en la vida temprana.
  • El 8% pérdida de audición en la mitad de la vida.
  • El 5% el hábito de tabaquismo en la edad adulta.
  • El 3% tener algún episodio de accidentes cerebrales.
  • El 2% Ser hipertenso.
  • El 1% padecer sobrepeso y obesidad.
  • El 4% cuadros depresivos.
  • El 4% Aislamiento social.
  • El 2% Sedentarismo e inactividad física.
  • El 1% padecer diabetes.

Las causas del 60% restante es aún de riesgo desconocido.

El nuevo informe está dirigido por 28 expertos mundiales en demencia e interpela a que los Estados y las personas sean ambiciosos en la prevención de la demencia y establece un conjunto de políticas y cambios en el estilo de vida para ayudar a prevenirla.

¿Qué es la demencia?

La demencia no es una enfermedad específica. Sino que es un grupo de trastornos caracterizados por el deterioro de por lo menos dos funciones cerebrales, como la memoria y la razón.Los síntomas incluyen olvidos, aptitudes sociales restringidas y razonamiento tan limitado que interfiere en las actividades diarias. La enfermedad de Alzheimer​ es la más frecuente.

Se calcula que en todo el mundo, alrededor de 50 millones de personas viven con demencia, y está proyectado que para el año 2050 este número aumentará a 152 millones. Esto se da y seguirá dando sobretodo en los países de bajos y medianos ingresos, donde viven alrededor de dos tercios de las personas que viven con estos trastornos.

Sin embargo, en contraposición a los países pobres, los países más desarrollados debido a mejoras en la educación, nutrición, prevención y mejoras en la atención médica y cambios en el estilo de vida, la proporción de personas mayores con demencia disminuyó, lo que demuestra que las políticas de prevención y educación son fundamentales para mejorar la calidad de vida de los habitantes de los países.

El autor principal del estudio, el profesor Gill Livingston, University College Londres, Reino Unido, manifiesta lo siguiente:  “Nuestro informe muestra que está dentro del poder de los responsables políticos y de las personas prevenir y retrasar una proporción significativa de la demencia, con oportunidades para tener un impacto en cada etapa de la vida de una persona”.

Livingston continúa expresando: “Podemos reducir los riesgos creando entornos activos y saludables para las comunidades, donde la actividad sea la norma, una mejor dieta sea accesible para todos y la exposición al exceso de alcohol se minimice”.

Qué políticas públicas e individuales recomiendan los expertos poner en práctica

Tanto a nivel gubernamental de los países como en forma individual se pueden poner en práctica ciertos cambios de estilo de vida para abordar el riesgo de demencia. Los autores del estudio expresan los siguientes:

  • Procure mantener la presión arterial sistólica en 130 mm Hg o menos a partir de los 40 años.
  • Fomente el uso de audífonos para la pérdida auditiva y evítela protegiendo los oídos de los altos niveles de ruido.
  • Reduzca la exposición a la contaminación del aire y al humo de tabaco ajeno.
  • Prevenir lesiones en la cabeza (particularmente en ocupaciones y transporte de alto riesgo).
  • Evite el abuso del alcohol y limite el consumo de alcohol a menos de 21 unidades por semana.
  • Deje de fumar y apoye a las personas para que dejen de fumar (lo cual, según los autores, es beneficioso a cualquier edad).
  • Favorecer la educación primaria y secundaria de todos los niños.
  • Lleve una vida activa.
  • Reduzca la obesidad y la diabetes.

Fuente: buenavibra.es

Escrito por Z7O-_

Rate it

Artículo anterior

ACTUALIDAD

EEUU ‘conquista’ el petróleo sirio

Una compañía estadounidense adquiere una concesión de las autoridades kurdas, no reconocidas por ningún país, con "el conocimiento y el estímulo de la Casa Blanca", que garantiza una excepción de sus sanciones. Leer

todayagosto 7, 2020 2


Publicaciones similares


Portuguese PT Spanish ES
0%