music_note
  • ¡HAZ TU PROGRAMA!
  • ¿QUÉ HACEMOS POR TI?
  • EVENTOS LATINOS
  • CONTACTO

ACTUALIDAD

Los problemas de desigualdad deslegitiman la gran riqueza. FRANCINE MESTRUM

todayenero 28, 2022 1

Fondo
share close

¿Por qué las instituciones financieras prefieren perseguir la quimera de la pobreza?

A principios de octubre de 2021, el ICIJ (Consorcio de periodistas de investigación) publicó datos sobre cómo los muy ricos pueden invertir su dinero en los paraísos fiscales, los Pandora Papers. Esto es perfectamente legal, solo que lo es menos cuando se utiliza para evitar o evadir impuestos. Es un dinero que permanece oculto y que no solo sesga las estadísticas —según Tax Justice, entre 20 y 30 mil millones de dólares permanecen ocultos al fisco—, sino que también causa problemas financieros a los gobiernos nacionales. Según el South Center, los Estados dejan de percibir entre 500 y 600 mil millones de dólares al año por lo que las empresas pagan de menos.

Una vez más, todos estos datos apuntan a la herida supurante de la desigualdad en el mundo. Esta recibe mucha menos atención a nivel internacional que la pobreza, aunque sea un problema con importantes implicaciones políticas.

Lo que quiero explicar en este artículo es que mientras la pobreza hace sufrir a la gente, la desigualdad desgarra a las sociedades, las divide y las hace impotentes.

La principal diferencia entre ambos problemas es que la pobreza, tal y como la formula el Banco Mundial, es un problema de individuos y la desigualdad requiere inevitablemente una mirada al conjunto de la sociedad. La pobreza se puede atajar con medidas que den acceso a las personas vulnerables al mercado o a la educación y la salud, mientras que la desigualdad no se puede atajar sin mirar también a la cima de la sociedad. En otras palabras, la desigualdad, más que la pobreza, es un problema político.

¿Desigualdad de qué?

La desigualdad es más difícil de definir que la pobreza. Los diferentes enfoques filosóficos de la pobreza —conservador, liberal, marxista— son razonablemente sencillos y, a pesar de todos los aspectos «multidimensionales» de la pobreza, se puede afirmar sin temor a equivocarse que, en cualquier economía de mercado, la pobreza equivale a un déficit de ingresos.

Pero, ¿cómo se define la desigualdad? ¿Desigualdad de qué? ¿De ingresos? ¿De patrimonios? ¿De oportunidades? Cuando el PNUD empezó a publicar sus informes anuales sobre «desarrollo humano» en 1990, también publicó datos muy interesantes sobre la desigualdad de ingresos, pero las soluciones ofrecidas se referían principalmente a la desigualdad de oportunidades.

A medida que salían a la luz las limitaciones de la reducción internacional de la pobreza, aparecían cada vez más informes sobre la desigualdad. Las Naciones Unidas, el PNUD, UNRISD, la OIT, la OCDE y varios autores importantes como Stiglitz, entre otros, se preguntaron cómo evolucionaba la desigualdad de ingresos y cuál podía ser la influencia de la creciente globalización.

Con todos estos estudios, también salieron a la luz los numerosos escollos. ¿Cómo se mide la desigualdad? ¿Con base en los ingresos o con base en los gastos? ¿Absoluta o relativamente? ¿Bruto o neto?

Y si se trata de países, ¿cuál será el criterio? ¿Diferencias dentro de los países, entre países, ponderadas o no, o sin fronteras las diferencias globales entre individuos?

¿Y cuál es la relación con la pobreza, si es que hay alguna?

La dificultad del problema para las instituciones financieras internacionales se puso de manifiesto en el Informe sobre el Desarrollo Mundial 2006 del Banco Mundial. Los borradores preliminares hablaban claramente de la desigualdad de ingresos, pero todo eso se desvanece en el informe final, que solo habla de «equidad» o igualdad de oportunidades.

Sin embargo, es en el Banco Mundial en donde se han realizado importantes investigaciones, entre otras las de Martin Ravallion. No solo estableció que un exceso de desigualdad obstaculiza una lucha eficaz contra la pobreza, sino que también explicó claramente que todo enfoque de la desigualdad tiene un sesgo ideológico. Los resultados de los cálculos serán diferentes según se mida el consumo o la renta, de forma absoluta o relativa. Todo depende de lo que se quiera «demostrar».

Un ejemplo: en el caso de la India, el coeficiente de Gini del Banco Mundial es de 0.34 basado en el consumo, pero en términos de ingresos se eleva a 0.50. En el caso de Bélgica, el coeficiente de Gini es de 0.45 sobre la base de los ingresos brutos, pero solo de 0.25 netos, es decir, después de impuestos y protección social.

Lo mismo puede decirse de los cálculos de Branco Milanovic, que demostró cómo la desigualdad en el mundo cambia mucho según se observen las diferencias entre países, con o sin China de rápido crecimiento, o entre personas a nivel global. Es este autor quien creó el famoso gráfico del elefante para mostrar cómo la globalización entre 1988 y 2008 ha beneficiado principalmente a la clase media alta, mientras que los pobres y las clases medias bajas están en el lado perdedor. Este es ciertamente el caso de India y China, mientras que los antiguos países ricos tienden a salir perdiendo. Sin embargo, el verdadero ganador es la clase alta, en todos los países. Los verdaderos perdedores se encuentran en el África subsahariana.

China ha conseguido erradicar la pobreza extrema en un periodo de tiempo relativamente corto, pero al mismo tiempo la desigualdad ha aumentado rápidamente.

La desigualdad hoy en día

Hoy en día, la desigualdad ocupa el lugar que le corresponde en la agenda internacional. En 2013, el Banco Mundial lanzó un programa de «prosperidad compartida» que combatiría la desigualdad haciendo que los ingresos del 40% más pobre de cada sociedad crecieran más rápido que los ingresos medios. Este es el enfoque que también se incorporó al objetivo 10 de los ODS. Es la solución fácil la que una vez más hace recaer el problema en los pobres y no en los ricos.

Es muy dudoso que esto sea efectivo. La gran desigualdad en cualquier sociedad no se da entre los más pobres y los más ricos, sino en el pequeño grupo de los muy ricos. Cualquiera que consulte el antiguo gráfico del PNUD —la copa de champán— puede ver que los ingresos del 80% de la población son relativamente «iguales». Por encima de eso y, especialmente entre el 10% más rico, la situación se descuadra por completo y apenas es posible hacer una comparación. A principios de los años 90, el 20% más rico ya recibía el 82.7% de la renta mundial, mientras que el 80% más pobre tenía que conformarse con el 17.3%.

Cada año, instituciones como CapGemini, Credit Suisse y Forbes publican interesantes informes sobre los más ricos. Son estos datos los que Oxfam utiliza para ilustrar cómo los muy ricos se están enriqueciendo rápidamente y cómo la brecha con el resto de la población se está ampliando.

Durante 40 años, el 1% más rico ha ganado más del doble de los ingresos del 50% más pobre. La parte del trabajo en la renta global está disminuyendo en comparación con la parte del capital.

Según Piketty, esto es inevitable. Cuando las rentas del capital superan a las del trabajo, la desigualdad aumenta rápida e insosteniblemente.

Todas las cifras pueden relativizarse. Que la desigualdad sea mayor hoy a diferencia que en el pasado es una cuestión difícil, pero todo parece apuntar a ello. El Gini de la renta mundial se estima en 0.43 en 1820, 0.61 en 1913 y 0.70 en 2002. Está claro que las democracias occidentales con un Estado de bienestar y un sistema fiscal más o menos justo tienen tasas de desigualdad relativamente bajas. En donde no es así, como en Brasil o Sudáfrica, la desigualdad se dispara.

Y quienes no se fijan en los ingresos, sino en la riqueza, no pueden dejar de constatar el estado fundamentalmente injusto del mundo.

El coeficiente de Gini de la riqueza se estima entre 0.55 y 0.80 para 26 países en 2000, mientras que la riqueza mundial se ha duplicado desde entonces. Según Piketty, el ritmo de crecimiento de la mayor riqueza es tres veces superior al de la riqueza media y cinco veces superior al de la renta media. Según CapGemini, el número de personas ricas y ultra ricas está aumentando a un ritmo del 7-9% anual, al igual que sus activos. Según Credit Suisse, el 1% más rico posee casi la mitad de los activos totales, y la mitad más pobre no posee más del 1% de los mismos activos.

¿Qué hacer?

A medida que los programas de austeridad vuelven a estar a la orden del día, los precios de la energía suben, las familias pasan apuros y se conocen más cifras de riqueza insana, también lo hace el descontento con lo que solo puede llamarse una dualización de las sociedades, una lenta división entre una gran masa de personas por debajo o justo por encima del umbral de la pobreza, y un pequeño grupo de ricos y superricos que viven en «otro mundo». La clase media mundial está desapareciendo lentamente. Por lo tanto, no existe ningún proletariado mundial: los pobres de los países ricos son varias veces más ricos que los pobres de los países pobres. Además, los trabajadores que pierden su empleo en los países ricos debido a la competencia con el Sur tienen más probabilidades de ponerse del lado del capital local que de sus colegas de los países pobres.

Cuanto más se saca a la luz la desigualdad y sus consecuencias, más claro queda por qué la reducción de la pobreza apareció en la agenda internacional hace treinta años y la desigualdad se dejaba de lado. Esto es lo que los ricos pueden soportar sin afectar a su patrimonio.

Milanovic ve tres posibles soluciones: aumentar los ingresos de los países pobres hasta el nivel de los países ricos, pero eso no es ecológicamente posible. La segunda solución es la redistribución global, y la tercera solución racional es la migración de los países pobres a los ricos. Esto último está ocurriendo ahora y tampoco es sostenible.

Así que la segunda solución sigue siendo la más adecuada, pero ciertamente no es políticamente obvia. Piketty señala que la redistribución a posteriori no será suficiente, sino que también es necesario un impuesto sobre la riqueza. Sin embargo, en una filosofía neoliberal, frenar la desigualdad inevitablemente también frenará el crecimiento. Lo único que hay que combatir es la desigualdad «injustificada», escribió The Economist en 2001. Y para Hayek, la justicia redistributiva era el camino hacia la servidumbre. Las organizaciones internacionales saben que los levantamientos y las rebeliones nunca son obra de los pobres, cuya energía es necesaria para la supervivencia, sino de las clases medias que ya no pueden aceptar la creciente injusticia. Hoy, esas clases medias se enfrentan a las privatizaciones y al desmantelamiento de los servicios públicos, a la deslegitimación de los Estados de bienestar y al ataque a los sindicatos y al derecho laboral que les «favorece». De este modo, se intentó convertir a los pobres en aliados de los ricos, contra la clase obrera organizada.

Hay, por supuesto, muchas otras razones para combatir la desigualdad: la necesidad de fronteras para detener a los migrantes, la inestabilidad política, los problemas sociales —sanidad, delincuencia, suicidios, etc.— que Wilkinson y Pickett han puesto de manifiesto.

Por último, está el principio de igualdad que se encuentra en el corazón de los sistemas democráticos que siempre priorizamos. Es una igualdad de derechos que no tiene ninguna posibilidad de éxito cuando la desigualdad material es demasiado grande.

Los problemas de desigualdad deslegitiman la gran riqueza. La desigualdad pone en peligro la democracia.

Afortunadamente, hoy en día existen movimientos ciudadanos como ICIJ, Tax Justice y Global Financial Integrity que buscan y dan a conocer las cifras. Y quizás haya luz al final del túnel, ya que China vuelve al viejo concepto de «prosperidad común» y los «Bidenomics» en Estados Unidos están, según algunos, intentando regular y moralizar el capitalismo.

La desigualdad es mucho más difícil de combatir que la pobreza debido a las relaciones de poder que implica, y es lo que explica la preferencia de las organizaciones internacionales.

No es filantropía lo que necesitamos, sino una contribución justa de todos a la estabilidad y la sostenibilidad. La desigualdad es un problema global que requiere soluciones globales.

FRANCINE MESTRUM
Doctora en ciencias sociales, ha trabajado en las universidades belgas de Bruselas (ULB), Gante y Amberes.
Publicado en ATTAC

Leer más:

Las desigualdades sociales no son inevitables. ENRIQUE FLORES LUIS BAULUZ Y CLARA MARTÍNEZ-TOLEDANO
Un proceso en bucle incontrolado de desigualdades sociales. JOSÉ BERNAOLA
Eficacia y discreción para combatir la desigualdad. JORGE DOBNER
«El capitalismo oligárquico causa desigualdad». FERNANDO LUENGO
Respuesta global a la desigualdad. Jorge Dobner

La entrada Los problemas de desigualdad deslegitiman la gran riqueza. FRANCINE MESTRUM se publicó primero en En Positivo.

Escrito por Z7O-_

Rate it

Artículo anterior

ACTUALIDAD

La pandemia belicista. JORGE DOBNER

Los muertos merecen una sepultura digna acorde a la voluntad del fallecido. Ya sea un lugar donde reposar sus restos, y al que poder visitar por parte de sus seres queridos, o esparcir sus cenizas en los lugares elegidos. Ritualizado o no acorde a las creencias personales. En cualquiera de sus formas el respeto al fallecido y su voluntad debería ser algo inquebrantable. Conocemos en un informe con motivo del Día Internacional en Memoria del Holocausto la existencia de 600 […]

todayenero 28, 2022 1


Publicaciones similares


Portuguese PT Spanish ES
0%