music_note
  • ¡HAZ TU PROGRAMA!
  • ¿QUÉ HACEMOS POR TI?
  • CONTACTO

ACTUALIDAD

Ucrania rechaza la “rendición” que le exige Rusia como condición para un alto el fuego

todaymarzo 10, 2022

Fondo
share close

Por cuarta vez en dos semanas, las negociaciones entre Rusia y Ucrania han vuelto a terminar sin avances. El ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, y el ruso, Serguéi Lávrov, se han reunido este jueves en el balneario turco de Antalya, donde también ha participado su anfitrión, el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu. Este nuevo acercamiento se producía, además, tras una nueva noche de bombardeos y el ataque este miércoles a un hospital materno infantil en al ciudad de Mariúpol, que Ucrania ha calificado de crimen de guerra.

Hasta ahora las reuniones entre ambos países se habían realizado con delegaciones de menor rango y en Bielorrusia. Las posturas durante estos encuentros han permanecido inalterables y los únicos acuerdos que se habían producido eran de carácter humanitario para permitir la salida de civiles de ciudades asediadas. Una vez más, en la reunión de este jueves ha ocurrido lo mismo.

El ministro ruso ha asegurado tras el encuentro que ha trasladado al ministro de exteriores ucranianos sus requisitos y que este le ha contestado que lo van a pensar, y le trasladarán la respuesta en un futuro encuentro Bielorrusia. “Queremos mantener contactos, pero que no sean utilizados por Ucrania” ha asegurado Lavrov. El ministro ruso asegura que Ucrania mantiene a su población cautiva y no deja que Rusia les ayude. “Todos los días intentamos abrir los pasos humanitarios, pero no nos dejan ayudar a la gente”.

Por su parte, Dmytro Kuleba ha asegurado tras la reunión que, pese a haber propuesto un alto el fuego de 24 horas que garantice la llegada de ayuda humanitaria, “no se ha progresado en ese aspecto”. “La narrativa amplia que me ha transmitido es que (Rusia) seguirá su agresión hasta que Ucrania cumpla sus demandas. Y esa demanda es la rendición, y eso no es aceptable“, ha dicho el ministro ucraniano.

Rusia insiste en varias exigencias para poner fin a la guerra: un cambio constitucional que asegure que Ucrania será neutral, el reconcomiendo de la soberanía rusa sobre la península de Crimea y de la independencia de las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugangsk.

Pese a que hasta ahora Ucrania había decidido no aceptar las peticiones, este martes el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, rebajó sus pretensiones y se declaró abierto al dialogo.

En una entrevista en ABC News, el mandatario ucraniano dio a entender que la opción de entrar en la OTAN “se ha enfriado”. “La Alianza tiene miedo a las cosas controvertidas y a la confrontación con Rusia. Nunca he querido ser de un país que esté pidiendo algo de rodillas. No vamos a ser ese país, y yo no quiero ser ese presidente”, sentenció. Zelenski sigue aspirando a un cara a cara con Vladimir Putin para encontrar una solución y parece aceptar hablar incluso del reconocimiento de la independencia del Donbás y de Crimea.

Hasta ahora la estrategia planteada por occidente es esperar que las sanciones económicas a Rusia le afecten de tal forma que permita a Ucrania tener algo de poder negociador. Lo que sí parece claro es que en el ámbito militar, pese al envío de armas, Rusia tiene mas capacidad en el terreno. Por el momento ambas partes se vuelve a emplazar y las reuniones parece que se seguirán produciendo, como lo hacen también los bombardeos y las muertes de civiles.

Los bombardeos a instalaciones civiles se agudizan

La destrucción en Ucrania continúa imparable y ni los corredores humanitarios ni los alto el fuego frenan la escalada de bélica. Mariúpol es en buen ejemplo de ello, tras sufrir este miércoles un bombardeo a varias instalaciones médicas, pero no es el único. En la ciudad de Sumy aviones rusos bombardearon esta madrugada barrios residenciales de la ciudad, según las autoridades ucranianas.

La ciudad de Mariúpol se ha convertido para Rusia en el gran escollo en la frontera sur de Ucrania. Tras nueve días de cerco a la ciudad, el Ejército ruso no consigue hacerse con ella, lo que impide enviar más fuerzas al resto del Donbás y a la conquista de Odesa y terminar de aislar a Ucrania del mar. Además, esta ciudad también es clave para las aspiraciones de Rusia de unir la península de Crimea con los territorios rebeldes del Donbás.

En este contexto, este miércoles un ataque ruso a un hospital de maternidad ha recibido las denuncias de todo el mundo, acusando Rusia de perpetrar un crimen de guerra. “Rusos, no solo habéis cruzado la línea de lo que es aceptable en las relaciones entre Estados y pueblos sino que habéis cruzado la línea de la humanidad“, ha dicho Pavlo Kirilenko, de la administración militar regional de Donetsk. La cifra de heridos facilitada por Ucrania es de 17 personas y Al menos tres personas muertas, entre ellas un niño,

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha calificado los ataques de “atrocidad”: “Hay gente, niños, bajo los escombros. ¿Cuánto tiempo más seguirá el mundo siendo cómplice e ignorando el terror? ¡Declarad ahora mismo la zona de exclusión aérea! ¡Detened la matanza! Tenéis el poder pero parece que estáis perdiendo humanidad”.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia ha defendido que las fuerzas ucranianas tenían “posiciones de combate equipadas” dentro del hospital materno infantil, según ha informado la CNN. Además, Dmitry Polyanskiy, el representante permanente adjunto de Rusia ante las Naciones Unidas ha tachado de noticia falsa este hecho, y asegura que un día antes ya advirtió a la ONU que el hospital se había convertido en un “objeto militar por los radicales”.

Pese a ello, los vídeos e imágenes aportadas por periodistas internacionales muestran civiles y personal en el edificio heridas, incluidas varias mujeres embarazadas.

También a varios kilometros de Mariúpol, en la ciudad de Sumy, en el noreste de Ucrania, el gobernador de la ciudad, Dimitro Zhyvytsky, advirtió de bombardeos rusos en barrios residenciales durante la madrugada. Según el gobernador, el bombardeo se produjo sobre las 01.30 hora local y afectó a una zona residencial y un gasoducto. Unos minutos después fueron bombardeadas otras zonas de las afueras de la capital y de la localidad de Bytytsia y en las ultimas horas se han registrado bombardeos en Yitomir, Jersón y Járkov.

Desde la ciudad de Sumy parte desde hace dos días uno de los corredores humanitarios acordados por ucranianos y rusos, por el que han salido ya 5.000 personas, y que se ha vuelto a abrir este jueves para permitir la salida de ciudadanos. Zelenski ha asegurado este jueves que casi 35.000 personas han sido rescatadas a través de estos corredores y ha subrayado que las autoridades están preparando seis nuevas vías para facilitar la salida segura de la población.

La cuestión de los corredores humanitarios ha sido uno de los grandes desencuentros en los últimos días, al acusarse mutuamente ambas partes de atacarlos y boicotear la salida . Después de tres días consecutivos de intentos de evacuación frustradas, Ucrania y Rusia finalmente se pusieron de acuerdo este martes para abrir varios corredores. Fue precisamente en la ciudad de Mariúpol donde el Gobierno ruso acusó a Ucrania de no permitir la salida de civiles para evitar que las tropas rusas entraran a la ciudad y usarlos de “escudos humanos”. Estas afirmaciones fueron desmentidas por Ucrania, que acusó a Rusia de atacar ese corredor y muchos otros a lo largo del país.

El Alcalde de Mariúpol, Vadym Boychenko, ha cifrado en 1.207 los civiles fallecidos en su ciudad durante los nueve días que llevan asesdiados por tropas Rusia. Boychenko afirmó, además, que Mariúpol no dispone de calefacción, agua ni electricidad, y que los ciudadanos están agotando alimentos y medicinas, según recogen los medios.

Las tropas rusas se reagrupan y los frentes avanzan lentamente

En los últimos días, los avances en los diferentes frentes de la invasión rusa han sido escasos. Cabe destacar un movimiento en localidades al sur de Járkov, donde los expertos apuntan a un intento de provocar un repliegue del Ejercito ucraniano en la lucha por la región del Donbás.

También en el flanco norte se han producido pequeños avances en las columnas rusas que se dirigen a Kiev, con el objetivo de aglutinar más tropas a las afueras de la ciudad e intentar asediar por el este.

Según publicó este martes el Instituto para el Estudio de la Guerra, un think thank estadounidense, las fuerzas rusas se estarían concentrando en las afueras del este, noroeste y oeste de Kiev “para un asalto a la capital en las próximas horas”.

En el resto del país los avances han sido escasos, predominando los bombardeos en varias ciudades. La conquista de Mariúpol centra las miradas del flanco sur y pese a impulsar la salida de civiles para evitar una catástrofe humanitaria aún mayor, alertan de que la salida de civiles podría ser el preludio de una ofensiva más cruenta.

Escrito por Z7O-_

Rate it

Artículo anterior


Publicaciones similares


Portuguese PT Spanish ES
0%