El mandatario, un quechuahablante de 51 años nacido en otro departamento andino, Cajamarca, había prometido realizar la ceremonia con el objetivo de comenzar a desmontar símbolos del pasado colonial.

Portuguese PT Spanish ES
0%