Esta controversia entre los dos países tiene su origen en una sentencia de la propia CIJ de 2012, que reconoció la soberanía de Colombia sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en el Caribe, pero admitió la jurisdicción de Nicaragua en las aguas circundantes.

Portuguese PT Spanish ES
0%